Archive for Curiosidades

Conjeturas matemáticas no resueltas: la Conjetura abc

La matemática es una ciencia exacta, aunque todavía existen diferentes teorías y conjeturas por explicar y demostrar.

En concreto, la Matemática aún no ha podido explicar si la teoría del matemático japonés Shinichi Mochizuki (Universidad de Kyoto) que, en principio, llevaba a fin uno de los problemas más importantes de la teoría de números (la ‘Conjetura abc‘), es correcta.

Sin embargo, varios expertos mantienen en cuarentena este trabajo hasta que se compruebe si lo publicado en los medios científicos, hace aproximadamente un año, es totalmente correcto.

Y, es que, esto demuestra que el hecho de que un matemático de primerísimo nivel como el japonés anuncie a bombo y platillo que una teoría ha sido demostrada y que su trabajo haya ocupado las páginas de ‘Nature’ y ‘Science’, no significa, por ley, que el estudio este cien por cien demostrado.

Mochizuki publicó en cuatro partes su estudio de alrededor de 500 páginas en el que se demostraba la ‘Conjetura abc’, planteada hace 30 años.

La conjetura abc

Esta conjetura hace alusión a las ecuaciones de la forma a+b=c, lo que implica un concepto de un número libre de cuadrados, es decir, uno que no puede ser dividido por el cuadrado de ningún número. Así, por ejemplo, los número 15 y 17 son números libres de cuadrados, pero no así los números 16 y 18, puesto que son divisibles por 42 y 32, respectivamente. La parte de un número “libre de cuadrado” n, sqp (n), es el más grande que se puede formar multiplicando los factores de n, que son números primos. Por ejemplo, sqp(18)=2×3=6.

Si se tiene eso, entonces se debe conseguir la conjetura abc. Se trata de la propiedad del producto de los tres enteros axbxc, o abc, o más concretamente, de la parte libre de cuadrado de este producto, lo cual implica a sus diferentes factores primos.

Según ha indicado la publicación científica, “nadie ha sido capaz de explicar las ideas centrales de la prueba, con la posible excepción de un matemático o dos en Japón”. Los expertos reconocen que “es peculiar” y si la comunidad científica continúa trabajando en su aprobación es porque “Mochizuki es conocido como un pensador profundo, con un alto grado deregistro de resultados”.

Según la revista ScienceNews, esta situación no supone ‘desprecio’ alguno hacia el científico japonés. Según han indicado los expertos, cada vez que se anuncian las principales pruebas, los propios matemáticos advierten que el trabajo podría no tener validez final.

Fuente: Revista Science News

 

Share on Facebook

¿Sirve para algo el cambio horario?

Dos veces al año hay que reajustar el reloj ¿Es en realidad tan beneficioso para la economía mundial como se dice?

El cambio horario que se produce dos veces al año (en primavera y otoño) tiene como finalidad el ahorro energético, ya que en teoría, se reduce el consumo de energía gracias a la mejor utilización de la luz natural.

Orígenes

El cambio horario se aplicó por primera vez en Alemania durante la Primera Guerra Mundial, con objeto de ahorrar carbón, uno de los bienes más preciados de la época. Después pasó al olvido durante muchos años para volver a aplicarse a partir de la crisis del petróleo en 1973.

Pero su origen se sitúa en el año 1784, cuando el insigne Benjamin Franklin propuso que en verano se adelantaran una hora los relojes con el fin de disfrutar de muchas más horas de luz natural, racionar el consumo de velas, entre otras finalidades.

Posteriormente, en 1905, un constructor inglés llamado William Willet propuso de forma más formal la adaptación horaria con cambios tanto en primavera como en otoño, sobre todo de cara a disminuir el incipiente consumo eléctrico.

Controversias

Sin embargo, siempre han existido voces en contra de esta medida, o por lo menos, cuestionando su eficacia. Son cada vez más los expertos que contradicen los supuestos beneficios económicos y operativos de dichos cambios de hora.

Además, su ineficacia no solamente se achaca a la falta de un impacto positivo en lo económico y de ahorro energético, sobre todo en tiempos de crisis, sino a que los cambios de hora provocan transtornos en el sueño, en los biorritmos, el rendimiento laboral e incluso en el incremento de accidentes.

En las décadas pasadas, también se aludían a problemas de operatividad con la maquinaria, dado los desajustes de los relojes y mecanismos horarios que se producían. Hoy en día, este problema está totalmente superado, ya que la práctica totalidad de máquinas y computadoras disponen de actualización automática de horarios, como se puede comprobar en los relojes digitales, ordenadores y móviles.

Curiosidades

Dado que el cambio de hora está directamente relacionado con la luz del sol, el impacto de esta medida es prácticamente nula en los países cercanos al ecuador de la tierra, por lo que en estos países no se aplica.

Esta medida se adopta ininterrumpidamente en España desde 1981 y se aplica como directiva renovable cada cuatro años, si bien en Europa se rige bajo la Novena Directiva, aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión, en enero de 2001, aplicada indefinidamente.

Ahorro energético en entredicho

Según las estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), organismo dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en un año el ahorro en consumo eléctrico asciende al 5%, es decir, unos 300 millones de euros, si bien, muchos expertos dudan de que dicho impacto sea medible.

Cientos de eventos sufren percances de más o menos importancia debido al desconocimiento del cambio de hora. En concreto, en algunos países como México, su Aeropuerto Internacional emite alertas sobre el cambio horario, con el fin de evitar la pérdida de vuelos por parte de sus pasajeros.

¿A quién afecta realmente el cambio de hora?

A pesar de que los expertos coinciden en que los efectos causados por el cambio de hora no dejan de ser temporales y superables al cabo de unos pocos días, es cierto que existen ciertos colectivos que se ven especialmente aquejados con el cambio horario, como son:

  • Personas aquejadas de migrañas, trastornos del sueño y conductas de vida eminentemente diurnas.
  • Pacientes con trastornos bipolares y de depresión.
  • Lactantes y niños pequeños, ya que todavía no tienen totalmente desarrollado el sistema nervioso.

Lo que está claro es que más allá de las ventajas y desventajas que ocasionan esta adaptación horaria, año tras año se convierte en una curiosidad a debate.

Share on Facebook

¿Por qué no hay Premio Nobel de matemáticas?

Se dice, se comenta, se rumorea que el matemático sueco más reconocido de su época, Gösta Mittag-Leffler (1846-1927), mantenía una relación con la mujer del todopoderoso Alfred Nobel, y por ello, no dejó la posibilidad de celebrar un premio de matemáticas en su testamento. Esto contradice la leyenda de que Alfred Nobel jamás estuviera casado, de modo que tampoco hubo ninguna esposa que pudiera haberlo traicionado. Pero esta no es la verdad …

La verdadera historia es que Nobel no consideraba las matemáticas como una de las materias básicas para el futuro de nuestra humanidad, por lo que su premio solo se crearía para la física, química, medicina, literatura y esfuerzos en favor de la paz.

Sin embargo, existen premios matemáticos de relevancia, como el concedidio por el Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, que ha sido recibido por matemáticos tan prominentes como el alemán Reinhard Sehen (1994) o John Nash (el famoso científico loco de la película “A beautiful mind” que interpreta Russell Crow)

Otros premios

Existen otros importantes premios como las Medallas Fields, que comparadas con el Nobel no aportan casi dinero, pero son mucho más difíciles de conquistar.

Desde 2003 existe el Premio Abel, que lleva el nombre del matemático noruego Niels Henrik Abel y que se concede en presencia del Rey de Noruega (ni + ni -). Este premio es considerado como el equivalente al Premio Nobel.

Extraido del libro “Matemáticas: 101 preguntas fundamentales” de Albrecht Beutelspacher (Alianza editorial)

Share on Facebook

Mathematics (por Mos Def)

Una muy interesante canción de hip-hop de Mos Def con un gran transfondo social.

Letra:

Booka-booka-booka-booka-booka-booka
Ha hah
You know the deal
It’s just me yo
Beats by su-primo for all of my peoples, negroes and latinos
And even the gringos

Yo, check it one for charlie hustle, two for steady rock
Three for the fourth comin live, future shock
It’s five dimensions, six senses
Seven firmaments of heaven to hell, 8 million stories to tell
Nine planets faithfully keep in orbit
With the probable tenth, the universe expands length
The body of my text posess extra strength
Power-liftin powerless up, out of this, towerin inferno
My ink so hot it burn through the journal
I’m blacker than midnight on broadway and myrtle
Hip-hop past all your tall social hurdles
Like the nationwide projects, prison-industry complex
Broken glass wall better keep your alarm set
Streets too loud to ever hear freedom sing
Say evacuate your sleep, it’s dangerous to dream
But you chain cats get they cha-pow, who dead now
Killin fields need blood to graze the cash cow
It’s a number game, but shit don’t add up somehow
Like I got, sixteen to thirty-two bars to rock it
But only 15% of profits, ever see my pockets like
Sixty-nine billion in the last twenty years
Spent on national defense but folks still live in fear like
Nearly half of america’s largest cities is one-quarter black
That’s why they gave ricky ross all the crack
Sixteen ounces to a pound, twenty more to a ki
A five minute sentence hearing and you no longer free
40% of americans own a cell phone
So they can hear, everything that you say when you ain’t home
I guess, michael jackson was right, ‘you are not alone’
Rock your hardhat black cause you in the terrordome
Full of hard niggaz, large niggaz, dice tumblers
Young teens and prison greens facin life numbers
Crack mothers, crack babies and aids patients
Young bloods can’t spell but they could rock you in playstation
This new math is whippin motherfuckers ass
You wanna know how to rhyme you better learn how to add
It’s mathematics

Chorus: scratched by dj premier (repeat 2x)

‘the mighty mos def..’
‘it’s simple mathematics’ -> fat joe
‘check it out!’
‘i revolve around science..’
‘what are we talking about here? ‘

.. ‘do your math’ -> erykah badu (2x) ..
.. ‘one.. t-t-two.. three, four’ -> james brown ..
.. ‘what are we talking about here? ‘ ..

mos def>
Yo, it’s one universal law but two sides to every story
Three strikes and you be in for life, manditory
Four mc’s murdered in the last four years
I ain’t tryin to be the fifth one, the millenium is here
Yo it’s 6 million ways to die, from the seven deadly thrills
Eight heroes gettin found with 9 mill’s
It’s 10 p.m., where your seeds at? what’s the deal
He on the hill puffin krill to keep they belly filled
Light in the ass with heavy steel, sights on the pretty shit in life
Young soldiers tryin to earn they next stripe
When the average minimum wage is $5.15
You best believe you gotta find a new ground to get cream
The white unemployment rate, is nearly more than triple for black
So frontliners got they gun in your back
Bubblin crack, jewel theft and robbery to combat poverty
And end up in the global jail economy
Stiffer stipulations attached to each sentence
Budget cutbacks but increased police presence
And even if you get out of prison still livin
Join the other five million under state supervision
This is business, no faces just lines and statistics
From your phone, your zip code, to s-s-i digits
The system break man child and women into figures
Two columns for who is, and who ain’t niggaz
Numbers is hardly real and they never have feelings
But you push too hard, even numbers got limits
Why did one straw break the camel’s back? here’s the secret:
The million other straws underneath it – it’s all mathematics

 

Share on Facebook

Curiosidades frecuentistas

Share on Facebook

Biografía estadística: Karl Friedrich Gauss (1777-1855)

Comenzaré una serie de biografías de matemáticos y estadísticos directamente relacionados con el desarrollo y progreso de la Estadística, en las que intentaré no solo ceñirme a datos de su vida como científicos, sino también a anécdotas y curiosidades interesantes.

Hoy, iniciamos esta serie con un hombre cuyo apellido ha creado quebraderos de cabezas para muchos en esas largas noches de estudio de alguna asignatura estadística.

Johann Carl Friedrich Gauss nació en Brunswick (Alemania) en 1777 y murió en Göttingen (Alemania) en 1855. Ha sido catalogado como astrónomo, físico y matemático y ha sido un gran protagonista en el estudio y desarrollo del análisis matemático, la geodesia, el magnetismo, la óptica y la geometría diferencial.

Su obra maestra es Disquisitiones arithmeticae, escrita en Latín constituye un tratado de la teoría de números.

Aunque muchos estudiantes y licenciados recordamos a este personaje como “el de la distribución de la Normal”. En 1823 publicó Theoria combinationis observationum erroribus minimis obnoxiae, dedicado a la Estadística y más en concreto a la distribución normal cuya curva característica, denominada como Campana de Gauss, es muy usada en disciplinas no matemáticas donde los datos son susceptibles de estar afectados por errores sistemáticos y casuales.

Curiosidades sobre Gauss

Aprendió a leer y a utilizar calculos aritméticos con tan solo … ¡3 años!

En cierta ocasión, cuando nuestro protagonista tenía 10 años, su maestro solicitó a la clase que encontrará la suma de todos los números comprendidos entre uno y cien. Pues bien,  Gauss levantó al instante la mano y dio la respuesta correcta.

Gauss le asertó a su profesor que encontró la solución usando el álgebra. No había que ser un lince para darse cuenta de que el muchacho prometía y sería un auténtico genio.

En otro episodio, cuando Gauss todavía tenía 12 años, ¡criticó los fundamentos de la geometría euclidiana!, dedicando sus estudios e investigaciones a la geometría no euclidiana.

A los 15,  probó el binomio de Newton.

Cuando Gauss contaba 19 años, su madre preguntó a Wolfgang Bolyai, un amigo de éste, si Gauss llegaría a ser alguien. Bolyai no dudó ni un segundo en responderle: ¡El más grande de los matemáticos de Europa!, y ella se puso a llorar.

Ya un poco más maduro, con 24 años, Gauss tuvo una destacada participación en el nacimiento de la astrofísica: en el año 1.801 predijo la posición del asteroide Ceres utilizando el método de mínimos cuadrados. Consiguió demostrar que la estimación de una medida usando este método es óptima cuando los errores en las mediciones siguen una curva que él llamó “de errores” y que nosotros llamamos normal o campana de Gauss.

Gauss no se andaba con miramientos

Se dice, se cuenta, se rumorea … que en 1807 la esposa de Gauss estaba muy enferma y que el médico se encontraba en su dormitorio atendiéndola. Gauss, esperaba pacientemente en el salón cuando de repente sus ojos volvieron sobre el estudio en que había estado trabajando arduamente durante los últimos días.

Entonces, sus pensamientos volvieron a dicho proyecto y pronto le puso todo su énfasis, olvidándose por momentos de la situación tan grave de su esposa. Mientras trabajaba en ello, el médico bajó a comunicar a Gauss la triste noticia de que su mujer se estaba muriendo.

Gauss, con su mente fija en el problema, hizo un ademán al médico y dijo: “Sí, sí, pero pídale que espere un momento hasta que acabe con esto“.

Su muerte

Nunca publicaba un trabajo hasta estar totalmente seguro de que estaba elaborado de forma perfecta y no dejaba rastro de cómo obtenía sus resultados. Gauss llegó a expresarse en estos términos: “cuando se finaliza un noble edificio no deben quedar visibles los andamios”.

Su leyenda aumentó, como otros tantos grandes personajes de la Historia, tras su muerte. Se dice que tras su fallecimiento se descubrieron gran cantidad de importantes e inéditos resultados que él no había querido publicar.

Hay un rumor que corre sobre la lápida de la tumba de Gauss, que dice  su tumba fue escrita con un diagrama, que construyó él mismo, y que consta de un polígono de diecisiete lados.

Este personaje constituye para mí, sin duda alguna, una sana envidia sobre lo que una persona de origen humilde puede llegar a ser en el mundo de la Ciencia, con trabajo, tesón y … una mente privilegiada de la que yo no dispongo.

Share on Facebook

Los orígenes de la Estadística (IV) – Probabilidad

En este cuarto capítulo sobre los orígenes de la Estadística me gustaría bucear un poco en los orígenes del concepto de “probabilidad” y sus primeras discusiones. El término de “probable”, que tan alegremente usamos hoy en día, fue objeto de debates en altas instancias científicas en los siglos XVII y XVIII, en los que se fraguó la idea de que las probabilidades debían ser estudiadas y tenidas en cuenta en multitud de circunstancias cotidianas de la vida.

¿Cómo nace el concepto de probabilidad?

El físico y matemático holandés Christiaan Huygens (1629-1695) escribió el que se puede considerar como primer libro sobre probabilidades propiamente dicho, si bien contemporáneamente al neerlandés, Pascal desarrolló la teoría de decisiones y publicó en 1670 su apuesta sobre la existencia divina de la que escribí en el anterior artículo.

Otro de los matemáticos de referencia, Liebniz, comenzó a escribir sobre la probabilidad en un contexto enfocado hacia los grados de prueba en el derecho y Fermat mantuvo correspondencias con Pascal a cerca de estos pensamientos. Fue una época de intercambio de ideas y desarrollo de las primeras teorías a contrastar.

Primeros cálculos de probabilidades

Aunque, los expertos en la materia nos dicen que los primeros cálculos desarrollados sobre teorías de probabilidades estuvieron relacionados con la combinatoria y los juegos repetidos.

Así, ya en el siglo XIII a través de un alquimista llamado Raimundo Lulio (1234-1315), se desarrollaron las primeras teorías de combinaciones de una manera más trabajada.

Galileo, también interesado por la Estadística

Pero, hace poco descubri que Galileo (1564-1642) también contribuyó al estudio y desarrollo del cálculo de probabilidades. Tengo que decir que siento una profunda admiración por Galileo Galilei , tanto por su faceta científica, deslumbrante y ejemplarizante, como por su historia personal, sesgada por otra de tantas infamias que el hombre ha cometido a lo largo de la historia.

Os voy a rescatar un tipo de razonamiento a través del cual podemos ver qué tipo de pensamiento a cerca de la probabilidad tenía Galileo, el cual, planteaba en un escribo el siguiente sencillo problema de juego de dados:

Alguien había quedado confundido por una aparente contradicción entre dos hechos. Con tres dados “9 y 12” pueden formarse de tantos modos como “10 y 11”. Es decir, cada uno puede descomponerse en 6 particiones. Sin embargo, “es sabido a partir de largas observaciones que los jugadores de dados consideran que 10 y 11 son más ventajosos que 9 y 12”.

Galileo, propone lo siguiente: “hay una explicación muy simple, especificamente que algunos números se forman más fácil y frecuentemente que otros, lo que depende de su capacidad de formarse con una variedad mayor de números”.

En particular, las 6 particiones de 9 y 12 se descomponen en 25 permutaciones, mientras que las 6 particiones de 10 y 11 lo hacen en 27 permutaciones. Si las permutaciones son igualmente probables, entonces 11 es más ventajoso que 12 en la proporción de 27:25.

Su relación con el concepto de frecuencia

Siguiendo con mi linea frecuentista, es interesante observar que la mayoría de la gente con poca formación en Estadística y en probabilidad, en especial,  relaciona de forma inmediata la probabilidad de un suceso con el estudio de las frecuencias de aparición e incluso con la aparición de ciertos signos que nos den algo de luz y sentido a nuestras decisiones.

Girolamo Fracastoro (1478-1553) decía: “Algunos signos son casi siempre, otros son a veces dignos de confianza”. Es decir, podemos hablar de la probabilidad a través de signos o señales que nos llevan a una u otra conclusión, y además, apoyar dichas decisiones en el testimonio asociado de las frecuencias: observación y medición.

Pasca y Fermat se planteaban por correspondencia este tipo de problemáticas y se hacían pensar si estos problemas de probabilidad surgían de datos empíricos o de un origen puramente aritmético. Como hemos visto anteriormente, Galileo nos enseñó en este caso que “la extensa observación” produce el problema, pero por otro lado, la literatura científica nos enseña que hacer promedios de resultados fue bastante ajeno a la ciencia hasta que el propio Galileo comenzó a calcular medias.

Me gustaría acabar con una interesante reflexión realizada por Jacques Bernoulli (1654 -1705), autor del Ars conjectandi donde se presentaban las innovaciones conceptuales más decisivas en la historia inicial de la probabilidad:

“Si a dos personas sentenciadas a muerte se les ordena arrojar dados bajo la condición de que la que obtenga el número menor de puntos será ejecutada, mientras que la que obtenga el número mayor será perdonada y que ambos serán perdonadas si el número de puntos es el mismo, hallamos que la esperanza de una de ellas es 7/12, pero no se deduce que la otra tenga una esperanza de 5/12, porque, claramente, cada una tiene las mismas posibilidades, de modo que el segundo hombre tiene una esperanza de 7/12, lo que les daría una esperanza de vida de 7/6, es decir, más que toda la vida. La razón es que no hay ningún resultado en el que por lo menos una de ellas no sea perdonada, mientras que hay varios en los que ambos lo serían”

Inquietante, ¿verdad?

Share on Facebook

Los orígenes de la Estadística III (La apuesta de Pascal)

Siguiendo con mis artículos sobre los orígenes e inicios de la Estadística, me gustaría hoy escribir de una forma menos seria, y si se me permite la expresión “didáctica”, para que no os aburráis.

Os propongo una reflexión profunda sobre la concepción más primaria del mundo. Seguro que os choca:

La apuesta de Pascal (le pari de Pascal)

La apuesta de Pascal (Blaise Pascal, 1623-1662) es el nombre dado a algunas consideraciones de la teoría de los juegos que conciernen a la creencia en Dios.

Para entrar en materia, hay que establecer que la Teoría de decisiones trata acerca de decidir qué hacer cuando es incierto lo que va a pasar. Un caso especial de este problema ocurre cuando no es posible realizar experimentos. En este caso, Pascal apuesta por tres formas de argumentación:

1. Dominio: el caso más simple, cuando un curso de acción es mejor sin importar cómo sea el mundo.

2. Esperanza matemática: El argumento de dominio no tiene en cuenta cómo de probables son los diversos estados de las cosas. Por tanto, se recomienda hacer el acto con la más alta esperanza matemática.

3. Esperanza dominante: Puede ocurrir que no sepamos o estemos de acuerdo con las probabilidades de los distintos estados de cosas. Por ejemplo, supongamos que estamos de acuerdo en que una moneda está sesgada hacia el resultado de “caras”, pero sin embargo, no estamos de acuerdo a la asignación en términos de probabilidad de dicho sesgo (por ejemplo, 2/3).

Vamos al lío: Pascal plantea esta problema: ¿Dios es o no es? ¿Hacia qué lado deberíamos inclinarnos? En este caso, la razón no puede contestar. Pascal concluye que el problema de la decisión está constituido por dos posibles estados del mundo y dos posibles cursos de acción:

a) Si Dios no existe, ambos cursos de acción están a la par. Usted vivirá su vida y de ninguno de las dos opciones sufrirá malos efectos debido a alguna intervención sobrenatural y justiciera.

b) Pero, si Dios existe, entonces apostar a que no le traerá la condena eterna. Apostar que Dios existe puede llevarle la salvación, lo cual es a priori sustancialmente mejor que la condena. Por lo tanto, la apuesta “Dios existe” domina la apuesta “Dios no existe”. El problema de la decisión se resuelve por el argumento del dominio.

Esta concepción de Pascal está basada en el argumento del dominio, explicado anteriormente. Sin embargo, las premisas son algo dudosas, si no claramente falsas. ¿Por qué? Porque los no creyentes raramente pueden dar por hecho que se hayan agotado todas las posibilidades.

Cuando el dominio no existe de forma clara, se necesita el argumento de la esperanza matemática. Para un agnóstico o un ateo como yo, la recompensa óptima, si no hay Dios, es una vida mundana y placentera, sin miedos a represalias o castigos divinos. Muy interesante.

Sin embargo, la recompensa óptima, si hay un Dios, es la salvación, ¡de un valor incomparable!

Es decir, desde el punto de vista matemático, la esperanza de elegir la vida piadosa excede la de elegir la mundana. El argumento de la esperanza concluye: actúe de modo de llegar a creer en Dios. Este argumento, difícilmente puede ser sostenible… ¿Por qué? Porque no podemos dar por válido un sistema de igualdad de probabilidades (1/2) como posiblidad de existencia de Dios, en base al premio que podemos obtener. ¡La salvación es infinitamente superior a los placeres de la vida mundana!

Inevitablemente, finalmente hemos llegado en nuestro pensamiento al tercer argumento, la esperanza dominante:

Si os dais cuenta, los tres argumentos son válidos, pero ninguno es convincente, ya que todos dependen de premisas dudosas y ningún agnóstico se sentiría inclinado a alguna de las tres opciones.Yo, al menos, no.

Lo cierto es que Pascal necesitaba de una premisa necesaria, y es que la fe ha de ser contagiosa.Para acabar, Pascal decía al respecto:

“Usted tiene dos cosas que perder: la verdad y el bien, y dos cosas que comprometer: su razón y su voluntad, su conocimiento y su bienaventuranza; y su naturaleza posee dos cosas de las que debe huir: el error y la miseria. Su razón no está más dañada, eligiendo la una o la otra, puesto que es necesario elegir. He aquí un punto vacío. ¿Pero su bienaventuranza? Vamos a pesar la ganancia y la pérdida, eligiendo cruz (de cara o cruz) para el hecho de que Dios existe. Estimemos estos dos casos: si usted gana, usted gana todo; si usted pierde, usted no pierde nada. Apueste usted que Él existe, sin titubear. Pensamientos.”

¿Vosotros qué pensáis?

Share on Facebook

Los orígenes de la Estadística II

El concepto de azar

En los inicios del siglo XIX se decía que el azar era una simple palabra que no tenía un especial significado, y que se trataba de una idea o un pensamiento generalizado entre el pueblo para designar de otra forma a la suerte.

Por ello, el azar no era contemplado por los ilustrados como un concepto a estudiar o tratar más allá de lo que podía significar el acertar alguna apuesta de caballos o galgos. Era un concepto vulgar.

Sin embargo, hasta los estudiantes y estudiosos de Medicina y de Biología, que rechazaban profundamente las leyes universales en su quehacer diario, sostenían que existían ciertas piezas invisibles e individuales que se hacían imprescindibles en la explicación de causalidades, y que por tanto, no prestaban un especial apoyo a la idea del azar generalizado.

El suicidio y las primeras estadísticas

Muchos de vosotros no sabréis que uno de los primeros campos en los que se empleo la Estadística como medida de recogida y análisis de la información fueron los suicidios.

En la primera década de 1800, tuvo lugar un debate público en Francia a raíz de la escalada de suicidios que se venían produciendo. ¿quiénes eran más suicidas, los parisienses o los londinenses? Lo que se preguntaba en 1815 se resolvió una década después, una vez recogidos y publicados los datos.

De hecho, en esa época, en los círculos médicos parisinos el suicidio era tenido en cuenta como un tipo de locura. Por ello, las estadísticas recogidas sobre suicidios debían tratarse como estadísticas debidas a la locura, según su argumento. Debido a esto, las teorías médicas de la causalidad fueron aplicadas directamente al suicidio.

En la década de 1820 se recogían tablas de datos oficiales que registraban el número y el tipo de suicidios registrados en una región. Dichos datos y una información análoga sobre crímenes se consideraban como los sucesores de la ciencia moral de Cordorcet. La nueva ciencia empírica de la moral debía considerar las leyes estadísticas de la conducta humana perversa.

 

Share on Facebook

Los orígenes de la Estadística I

En esta sección trataré de desgranar las causas y motivos que dieron lugar a la aparición y posterior integración de la Estadística dentro de las ciencias. Un lento paseo por sus orígenes y sus primeros pasos. Espero que lo disfrutéis.

Primeros resquicios del azar

El determinismo sufrió un proceso de erosión durante el siglo XIX y provocando la aparición de un espacio que dió cabida a las leyes autónomas del azar. La idea de la naturaleza humana fue desplazada por el modelo de “persona normal” y las leyes de la dispersión.

Ambas transformaciones se dieron en forma paralela y se fortalecieron la una a la otra, de forma que el azar hizo que el mundo pareciera menos caprichoso: el azar estaba legitimado porque aportaba orden al caos.

 

El azar como parte de la explicación de los fenómenos sociales

Cuanto mayor era el indeterminismo en nuestra concepción del mundo y de la sociedad de la época correspondiente al final de la erea napoleónica, más elevado era el nivel de control que se esperaba.

Muchas clases de conducta humana, especialmente conductas como el crimen y el suicidio, fueron especial objeto de recuento, ya que se manifestaban de forma regular año tras año. Por tanto, las leyes estadísticas de la sociedad parecían desprenderse de las tablas oficiales de desviación. Los datos sobre promedios y dispersiones formaron la idea de persona normal y llevaron a nuevas clases de manejo social, a nuevos medios de modificar “clases indeseables”.

 

Leyes no solo estadísticas

En los primeros años del siglo XX se suponía que las leyes estadísticas podrían reducirse a hechos subyacentes deterministas, pero el aparente predominio de esas leyes fue minando lenta y erráticamente el determinismo. Las leyes estadísticas llegaron a considerarse como leyes de derecho propio y su alcance se extendió a los fenómenos naturales.

Nació, por tanto, un nuevo tipo de “conocimiento objetivo”, producto de nuevas tecnologías para obtener información sobre procesos naturales y sociales. Surgieron nuevos criterios sobre lo que debía considerarse como prueba del conocimiento de este tipo. Las leyes estadísticas que podían justificarse así se usaron no solo para describir sino para explicar también el curso de los sucesos. El azar era domesticado en el sentido de convertirse en la materia misma de los procesos fundamentales de la naturaleza y de la sociedad.

Bibliografía: La domesticación del azar (The taming of Chance) – Autor: Ian Hacking. Editorial Gedisa 1990

Share on Facebook