Tag Archive for hora; cambio; ahorro; energía; energético

¿Sirve para algo el cambio horario?

Dos veces al año hay que reajustar el reloj ¿Es en realidad tan beneficioso para la economía mundial como se dice?

El cambio horario que se produce dos veces al año (en primavera y otoño) tiene como finalidad el ahorro energético, ya que en teoría, se reduce el consumo de energía gracias a la mejor utilización de la luz natural.

Orígenes

El cambio horario se aplicó por primera vez en Alemania durante la Primera Guerra Mundial, con objeto de ahorrar carbón, uno de los bienes más preciados de la época. Después pasó al olvido durante muchos años para volver a aplicarse a partir de la crisis del petróleo en 1973.

Pero su origen se sitúa en el año 1784, cuando el insigne Benjamin Franklin propuso que en verano se adelantaran una hora los relojes con el fin de disfrutar de muchas más horas de luz natural, racionar el consumo de velas, entre otras finalidades.

Posteriormente, en 1905, un constructor inglés llamado William Willet propuso de forma más formal la adaptación horaria con cambios tanto en primavera como en otoño, sobre todo de cara a disminuir el incipiente consumo eléctrico.

Controversias

Sin embargo, siempre han existido voces en contra de esta medida, o por lo menos, cuestionando su eficacia. Son cada vez más los expertos que contradicen los supuestos beneficios económicos y operativos de dichos cambios de hora.

Además, su ineficacia no solamente se achaca a la falta de un impacto positivo en lo económico y de ahorro energético, sobre todo en tiempos de crisis, sino a que los cambios de hora provocan transtornos en el sueño, en los biorritmos, el rendimiento laboral e incluso en el incremento de accidentes.

En las décadas pasadas, también se aludían a problemas de operatividad con la maquinaria, dado los desajustes de los relojes y mecanismos horarios que se producían. Hoy en día, este problema está totalmente superado, ya que la práctica totalidad de máquinas y computadoras disponen de actualización automática de horarios, como se puede comprobar en los relojes digitales, ordenadores y móviles.

Curiosidades

Dado que el cambio de hora está directamente relacionado con la luz del sol, el impacto de esta medida es prácticamente nula en los países cercanos al ecuador de la tierra, por lo que en estos países no se aplica.

Esta medida se adopta ininterrumpidamente en España desde 1981 y se aplica como directiva renovable cada cuatro años, si bien en Europa se rige bajo la Novena Directiva, aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión, en enero de 2001, aplicada indefinidamente.

Ahorro energético en entredicho

Según las estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), organismo dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en un año el ahorro en consumo eléctrico asciende al 5%, es decir, unos 300 millones de euros, si bien, muchos expertos dudan de que dicho impacto sea medible.

Cientos de eventos sufren percances de más o menos importancia debido al desconocimiento del cambio de hora. En concreto, en algunos países como México, su Aeropuerto Internacional emite alertas sobre el cambio horario, con el fin de evitar la pérdida de vuelos por parte de sus pasajeros.

¿A quién afecta realmente el cambio de hora?

A pesar de que los expertos coinciden en que los efectos causados por el cambio de hora no dejan de ser temporales y superables al cabo de unos pocos días, es cierto que existen ciertos colectivos que se ven especialmente aquejados con el cambio horario, como son:

  • Personas aquejadas de migrañas, trastornos del sueño y conductas de vida eminentemente diurnas.
  • Pacientes con trastornos bipolares y de depresión.
  • Lactantes y niños pequeños, ya que todavía no tienen totalmente desarrollado el sistema nervioso.

Lo que está claro es que más allá de las ventajas y desventajas que ocasionan esta adaptación horaria, año tras año se convierte en una curiosidad a debate.

Share on Facebook