Tag Archive for no euclideana

Biografía estadística: Karl Friedrich Gauss (1777-1855)

Comenzaré una serie de biografías de matemáticos y estadísticos directamente relacionados con el desarrollo y progreso de la Estadística, en las que intentaré no solo ceñirme a datos de su vida como científicos, sino también a anécdotas y curiosidades interesantes.

Hoy, iniciamos esta serie con un hombre cuyo apellido ha creado quebraderos de cabezas para muchos en esas largas noches de estudio de alguna asignatura estadística.

Johann Carl Friedrich Gauss nació en Brunswick (Alemania) en 1777 y murió en Göttingen (Alemania) en 1855. Ha sido catalogado como astrónomo, físico y matemático y ha sido un gran protagonista en el estudio y desarrollo del análisis matemático, la geodesia, el magnetismo, la óptica y la geometría diferencial.

Su obra maestra es Disquisitiones arithmeticae, escrita en Latín constituye un tratado de la teoría de números.

Aunque muchos estudiantes y licenciados recordamos a este personaje como “el de la distribución de la Normal”. En 1823 publicó Theoria combinationis observationum erroribus minimis obnoxiae, dedicado a la Estadística y más en concreto a la distribución normal cuya curva característica, denominada como Campana de Gauss, es muy usada en disciplinas no matemáticas donde los datos son susceptibles de estar afectados por errores sistemáticos y casuales.

Curiosidades sobre Gauss

Aprendió a leer y a utilizar calculos aritméticos con tan solo … ¡3 años!

En cierta ocasión, cuando nuestro protagonista tenía 10 años, su maestro solicitó a la clase que encontrará la suma de todos los números comprendidos entre uno y cien. Pues bien,  Gauss levantó al instante la mano y dio la respuesta correcta.

Gauss le asertó a su profesor que encontró la solución usando el álgebra. No había que ser un lince para darse cuenta de que el muchacho prometía y sería un auténtico genio.

En otro episodio, cuando Gauss todavía tenía 12 años, ¡criticó los fundamentos de la geometría euclidiana!, dedicando sus estudios e investigaciones a la geometría no euclidiana.

A los 15,  probó el binomio de Newton.

Cuando Gauss contaba 19 años, su madre preguntó a Wolfgang Bolyai, un amigo de éste, si Gauss llegaría a ser alguien. Bolyai no dudó ni un segundo en responderle: ¡El más grande de los matemáticos de Europa!, y ella se puso a llorar.

Ya un poco más maduro, con 24 años, Gauss tuvo una destacada participación en el nacimiento de la astrofísica: en el año 1.801 predijo la posición del asteroide Ceres utilizando el método de mínimos cuadrados. Consiguió demostrar que la estimación de una medida usando este método es óptima cuando los errores en las mediciones siguen una curva que él llamó “de errores” y que nosotros llamamos normal o campana de Gauss.

Gauss no se andaba con miramientos

Se dice, se cuenta, se rumorea … que en 1807 la esposa de Gauss estaba muy enferma y que el médico se encontraba en su dormitorio atendiéndola. Gauss, esperaba pacientemente en el salón cuando de repente sus ojos volvieron sobre el estudio en que había estado trabajando arduamente durante los últimos días.

Entonces, sus pensamientos volvieron a dicho proyecto y pronto le puso todo su énfasis, olvidándose por momentos de la situación tan grave de su esposa. Mientras trabajaba en ello, el médico bajó a comunicar a Gauss la triste noticia de que su mujer se estaba muriendo.

Gauss, con su mente fija en el problema, hizo un ademán al médico y dijo: “Sí, sí, pero pídale que espere un momento hasta que acabe con esto“.

Su muerte

Nunca publicaba un trabajo hasta estar totalmente seguro de que estaba elaborado de forma perfecta y no dejaba rastro de cómo obtenía sus resultados. Gauss llegó a expresarse en estos términos: “cuando se finaliza un noble edificio no deben quedar visibles los andamios”.

Su leyenda aumentó, como otros tantos grandes personajes de la Historia, tras su muerte. Se dice que tras su fallecimiento se descubrieron gran cantidad de importantes e inéditos resultados que él no había querido publicar.

Hay un rumor que corre sobre la lápida de la tumba de Gauss, que dice  su tumba fue escrita con un diagrama, que construyó él mismo, y que consta de un polígono de diecisiete lados.

Este personaje constituye para mí, sin duda alguna, una sana envidia sobre lo que una persona de origen humilde puede llegar a ser en el mundo de la Ciencia, con trabajo, tesón y … una mente privilegiada de la que yo no dispongo.

Share on Facebook